sábado, 6 de febrero de 2010

Casa Can Via







La idea de este proyecto gira en torno a la luz. Los clientes, una pareja de mediana edad, sin hijos en el momento de elaborar los primeros esbozos, plantean una casa en donde haya mucha luz. El solar con una pronunciada pendiente hacia el acceso tiene una orientación con muy buenas vistas hacia el Este, lo cual deja la fachada en sombras la mayor parte del dia. El hecho de que no llegue sol dierecto a la fachada principal es una ventaja a la hora de plantear una fachada transparente que recoja toda la luz posible y la filtre hacia el interior.

De aqui, el proyecto comienza a desarrollarse en torno a la zona de acceso, un "Curtain Wall" de cinco metros de ancho por ocho metros de alto. Pánico a la hora de contarlo a los clientes, pero..... Oh!!! sorpresa, recibido con una gran complicidad. A partir de allí y sin complejos la casa toma vida y empieza a desarrollarse espacialmente en triple altura y una escalera circular, también "anhelo" de Cristina y Jaime (los clientes) controla el espacio a través de las vistas que acompañan el recorrido vertical.

El acceso principal desde la calle se da a través de un recorrido zigzagueante por el jardín. Eludiendo rocallas y rodeando la piscina accedemos a la planta intermedia, Sala de Estar y una gran Cocina disfrutan de unas espactaculares vistas.
En la Planta Sótano la protagonista es una Bodega, con barra, chimenea-asador con luz natural a través de lucernarios de cristal traslúcido dispuestos en los extremos de la planta.
En la Planta del Primer piso se ha pensado la Suite y tres dormitorios que disfrutan de la tranquilidad del patio superior.

Una de las mayores satisfacciones de este proyecto ha sido la relación mantenida con los clientes hasta el final de la obra a pesar de los inconvenientes surgidos en el transcurso de la misma.

1 comentario:

ferran petit dijo...

enhorabuena, no hace falta decir que yo quiero algo como esto, quiero tu ingenio, felicidades por la complicidad con sus dueños